Escúchalo en Spotify

1. CANDOMBE PARA DESPERTAR

No quiero soltar la almohada,
cinco minutitos más.
Tengo sueño y la mañana
no ha hecho más que comenzar.
Hoy me falta la energía
y los ojos se me cierran.
Me lavo con agua fría,
a ver si eso me despierta.

Puede que el día no empiece muy bien
y que amanezca sin ganas de hablar
pero aunque el mundo se ponga al revés
todo se ordenará. Ya verás.
Levantarás del suelo la mirada,
darás color a todo con tu hechizo,
fabricarás alas para mi espalda
y todos tus amigos
te verán reír
y el mundo girará por ti.

Desayuno algo alunada.
Me pongo todo al revés:
en la cabeza la falda,
la camisa por los pies.
Salgo a la calle con prisas.
Me recibe un día gris.
Voy buscando mi sonrisa
y entonces te encuentro a ti.

Puede que el día no empiece muy bien
y que amanezca sin ganas de hablar
pero aunque el mundo se ponga al revés
todo se ordenará. Ya verás.
Levantarás del suelo la mirada,
darás color a todo con tu hechizo,
fabricarás alas para mi espalda
y todos tus amigos
te verán reír
y el mundo girará por ti.

Salgo a la calle con prisas.
Me recibe un día gris.
Voy buscando mi sonrisa
y entonces te encuentro a ti.

2. LA LUNA DE CANDELA

La luna dio la vuelta al mundo,
tardó doce horas en volver.
Fue apareciendo despacito
y la noche en los sueños
empezó a nacer.

El sol que dio luz durante el día
se fue a iluminar a otro lugar
y la luna quedó reina
de la noche. En los sueños
empezó a cantar.

Alirajú, alirajú,
Tu nombre lo soñé, tu canción yo la sé.
Así soy, ya me voy, no me ves pero estoy.

3. EL OGRO Y LA BRUJA

Ella era una bruja fatal.
Su hermosura y su soledad.
Caminaba en la niebla sin ver
que un ogro muy triste la seguía.

Este amigo tarareaba una canción
y la bruja ocultaba su emoción.
«En los cuentos de hadas
las brujas son malas
y en los cuentos de brujas
las hadas son feas».
Así decía la canción
que el ogro cantaba.

En el bosque, un día de sol,
se encontraron frente a frente los dos.
Le clavó su mirada,
la bruja malvada,
para ver si podía
con su magia ahuyentarlo.
Pero el ogro sonriendo y cantando
el hechizo rompió.

La tomó de la mano,
las lechuzas callaron,
se miraron un rato largo.
Y la bruja y el ogro se amaron
bajo el sol.

“En los cuentos de hadas
las brujas son malas
y en los cuentos de brujas
las hadas son feas”.
Así decía la canción
que el ogro cantaba.

No hay mejor brujería que el amor.

4. CUMBIA PROHIBIDA

Prohibido, es aburrido,
prohibido, es aburrido.
Está por comenzar la cumbia prohibida
que te hará sentir con la sangre viva.
No vas a poder decir que no,
no vas a poder decir que no.

Prohibido, prohibido, prohibido,
prohibido, prohibido, prohibido.
Es aburrido, es aburrido.

Bailando se quitan las penas,
bailando se encuentra el amor,
jugando esta cumbia prohibida
lo que era aburrido ya se transformó.

Todo lo que diga que está prohibido hacer,
es lo que tienen que hacer.
Todo lo que diga que está prohibido hacer,
es lo que tienen que hacer.

Si nos falta algo vamos a inventar,
si está prohibido vamos a jugar
y si tengo miedo no me voy a asustar.
Dame la mano, vamos a saltar.
En este pedacito de mundo
te hago un lugar.
En este pedacito de mundo
te hago un lugar.

Ay, me siento espléndida.
Ya sé… ex prohibido, ex prohibido,
ex prohibido, es divertido.
Ex prohibido, es divertido.
Ex prohibido. Ya se transformó.

5. UN HADA DIFERENTE

Nació de madrugada
un hada en mi jardín,
dormida la arropaban
las hojas de un jazmín.

Bailaban sus hermanas
cantando alrededor
pero se hizo el silencio
cuando la flor se abrió.

Faltaban sus dos alas
lloraban con pesar:
qué triste será el hada
que no pueda volar.

Creció con los pies sucios
pegados siempre al suelo.
Mientras otras volaban
ella aprendía secretos

que la tierra reserva
para quien la camina.
A veces le costaba
alguna cuesta arriba.

Quizá tardaba más
pero llegaba siempre.
Quizá no sea tan malo
ser algo diferente.

Charlaba con los seres
que corren por los prados
y todos la querían
pues sabía escucharlos.

Y encontraba tesoros
que no veían de lejos
los que volaban raudos
perdidos por el cielo.

Y se volvió más sabia
sin remontar el vuelo
y todos la buscaban
para pedir consejo.

Y así el hada sin alas
por todos fue querida.
Sin prisas caminaba
y nunca se rendía.

6. MANUEL VA DORMIDO A LA ESCUELA

Yo te arrastraba, te transportaba,
vos tan dormido te deslizabas
hasta la escuela. Ni te enteraste
que te llevaba, vos te dejaste.

Manuel bosteza hecho un ovillo
frente al lavabo con el cepillo.
En la cocina, con el pocillo.
Por la vereda, dando ronquidos.

Llegó a la escuela en calzoncillos,
pasó al frente, seguía dormido.
Oyó la clase en ese estado.
Salió al recreo, quedó acostado.

Buenos amigos sus compañeros:
lo sostenían, no fuera al suelo.
Y la maestra lo comprendía.
Eso pasaba todos los días.

Dormido está, pues dice presente
en unos sueños aún pendientes.
A esos no falta ni aunque no quiera.
En esos sueños es grande y vuela.

7. HELICÓPTERO DE PAPEL

Hoy viajé en el helicóptero
para llegar hasta México.
Como no tenía brújula
fui a parar al océano.

Tuve un error en el cálculo.
Me equivoqué por centímetros
al mirar el cuadrilátero
de mi mapa cartográfico.

Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.

¡Qué suerte! Tengo teléfono
con cámara fotográfica
para subir las imágenes
en una red cibernética.

Me dirigí hacia Sudáfrica.
Tiene un paisaje fantástico.
Tomé coco de los árboles
en un ambiente selvático.

Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.

Y ahora voy sin rumbo fijo.
Ya no sé pa’ dónde voy.

Cuando llegué a las pirámides
en Egipto, que es caótico,
entre la arena y los árabes
me protegí con la túnica.

Entré en un túnel minúsculo,
zigzagueante y laberíntico
de un lugar muy esotérico
junto a un rey faraónico.

Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.

Llegué a un parque jurásico
lleno de bichos geológicos.
Al verlos me puse pálido
como una momia sonámbula.

Cuando volví a Centroamérica
arriba de un pterodáctilo,
en una playa del trópico
me saludó una tarántula.

Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.

Y ahora voy sin rumbo fijo.
Ya no sé pa’ dónde voy.

Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.

Ah, ah, ah, mi helicóptero de papel.

Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Te llevaré, te llevaré
en mi helicóptero de papel.
Ah, ah, ah, mi helicóptero de papel.

8. MI UNICORNIO AZUL

Mi unicornio azul
ayer se me perdió,
pastando lo dejé
y desapareció.
Cualquier información
bien la voy a pagar.
Las flores que dejó
no me han querido hablar.

Mi unicornio azul
ayer se me perdió,
no sé si se me fue,
no sé si extravió,
y yo no tengo más
que un unicornio azul.

Si alguien sabe de él
le ruego información,
cien mil o un millón
yo pagaré.

Mi unicornio azul,
se me ha perdido ayer,
se fue.

Mi unicornio y yo
hicimos amistad,
un poco con amor,
un poco con verdad.

Con su cuerno de añil
pescaba una canción,
saberla compartir
era su vocación.

Mi unicornio azul
ayer se me perdió
y puede parecer
acaso una obsesión
pero no tengo más
que un unicornio azul
y aunque tuviera dos
yo solo quiero aquel.

Cualquier información
la pagaré.
Mi unicornio azul
se me ha perdido ayer,
se fue.

9. LA TARARA

La tarara, sí;
la tarara, no;
la tarara, niña,
que la he visto yo.

Lleva la tarara
un vestido verde
lleno de volantes
y de cascabeles.

La tarara, sí;
la tarara, no;
la tarara, niña,
que la he visto yo.

Luce mi tarara
su cola de seda
sobre las retamas
y la hierbabuena.

La tarara, sí;
la tarara, no;
la tarara, niña,
que la he visto yo.

Tiene la tarara
unos pantalones
que de arriba a abajo
todo son botones.

La tarara, sí;
la tarara, no;
la tarara, niña,
que la he visto yo.

Tiene la tarara
un cesto de flores
que si se las pido
me da las mejores.

La tarara, sí;
la tarara, no;
la tarara, niña,
que la he visto yo.

10. NANA

Instrumental.

Contratación y Management
Los Paraisos Desiertos
contratacion@ismaelserrano.com
http://jimenaruizechazu.com/